Creativialab | Inbound Marketing
Somos un grupo de personas, cada una especializada en un área diferente, pero con una visión global común. Simplemente logramos imaginar con contenido.
Creativialab, marketing, Barcelona, valores, creatividad
1248
post-template-default,single,single-post,postid-1248,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Inbound Marketing

inbound marketingAtraer en un entorno de cambio continuo

Me gustaría empezar haciendo un ejercicio con todos vosotros. Un ejercicio muy acorde a las fechas en las que nos encontramos. ¿Os animáis?

Imaginemos que cada día de este caluroso verano voy a la playa. Concretamente, voy a la que tengo más cerca de mi casa. ¿Podría decirse que cada día voy a la misma playa? Desde un punto de vista técnico, sí, cada día estaría yendo a la misma. Pero lo cierto es que no, no estoy yendo a la misma playa, porqué la playa ha cambiado: el agua ha cambiado, la arena ha cambiado… ¡Incluso yo he cambiado!

Es lo que en filosofía se conoce como la Paradoja de Teseo. Una cuestión humana que ha traído de cabeza a filósofos como Heráclito, Platón, Hegel o Locke, y que, si la aplicáramos a nuestro sector, podríamos resumir en: ¿El target es siempre el mismo?

Y la respuesta es que no: el target no es siempre el mismo, el target cambia. No tenemos un bloque homogéneo, sino muchos individuales. Personas cuyo comportamiento es tan frágil y volátil como las hojas de un árbol en pleno otoño.

Para cada una de estas personas, no es lo mismo leer Twitter por la mañana que por la noche. No es lo mismo entrar a Amazon entre semana que un fin de semana. Y no es lo mismo leer nuestra bandeja de correo en horario laboral que en horario de ocio.

Somos distintos a cada segundo y, por lo tanto, nuestras acciones deben reflejar esos cambios. Y es en este contexto de cambio continuo cuando nace el Inbound Marketing.

Mismas herramientas, distintas estrategias

A diario, los profesionales del marketing digital trabajamos con campañas de SEO, SEM, blogging, call-to-action, promociones, lead generation, mail marketing, social media, analytics, y un largo etcétera. ¿Qué tienen en común todas estas campañas? Todas están orientadas a buscar y encontrar el público que queremos. Esto es Outbound Marketing.

La efectividad de las estrategias Outbound está más que probada, y nos permite pescar con red en un océano de millones clientes potenciales. Son las campañas más solicitadas por nuestros clientes, y permiten observar un retorno cuantitativo muy potente.

Una campaña de Inbound Marketing no se lanza para encontrar, sino para ser encontrado. Ya no pescamos con red, sino con caña. Nos orientamos al detalle y personalizamos el contenido para todos y cada uno de los individuos a los que nos dirigimos. No hay target, hay personas. Y al final, el retorno es más cualitativo que cuantitativo.

¿Cómo lo logramos? El Inbound Marketing se basa en la generación de contenido, pero no un contenido para masas, sino un contenido para individuos, cada uno con las características que le hacen único. Al final, el contenido deberá ser tan único como la personas que lo va a recibir. Esto se consigue con estrategias de medio y largo plazo orientadas al más mínimo detalle, y llevando la segmentación y la personalización a sus niveles más altos.

Al final, utilizamos las mismas herramientas anteriormente mencionadas, pero les damos un uso distinto, cambiamos su enfoque, y conseguimos un nuevo tipo de resultados.

Ahora, alguien podría preguntarse ¿por qué necesito Inbound, si con Outbound ya obtengo resultados? Correcto, cada campaña tiene sus objetivos, y si tus objetivos se consiguen con estrategias Outbound, perfecto. Pero piensa en lo siguiente: la publicidad se rige por impactos, y a diferencia de Outbound, una estrategia Inbound no malgasta ni uno solo de ellos.

Con Inbound marketing, las campañas dejan de ser invasivas para ser bienvenidas. El usuario busca a la marca proactivamente, se siente a gusto, se siente feliz, y se convierte en una persona leal a nuestro producto, para luego convertirse en un prescriptor del mismo.

¿No es ese el objetivo final de toda campaña?

Marc.