Creativialab | Coleccionistas de experiencias
Somos un grupo de personas, cada una especializada en un área diferente, pero con una visión global común. Simplemente logramos imaginar con contenido.
Creativialab, marketing, Barcelona, valores, creatividad
1397
post-template-default,single,single-post,postid-1397,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Coleccionistas de experiencias

party experienceAntes de empezar me gustaría, si me lo permites, pedirte que realices un pequeño ejercicio de reflexión. Te pido por favor que hagas memoria y recuerdes cualquier cosa de tu pasado que te venga ahora mismo a la mente. ¿Qué recuerdas? ¿Momentos? ¿Emociones, quizás? ¿La consola con la que disfrutabas horas y horas cuando eras pequeño? Todos estos recuerdos, al fin y al cabo, tienen un denominador común, la experiencia que viviste en cada uno de esos momentos.

Un nuevo perfil de consumidor

Desde principios del siglo XXI, el consumidor habitual, tal y como lo conocíamos, ha desaparecido para dar lugar a lo que hoy en día conocemos como prosumer. La palabra en sí es el acrónimo formado por la fusión de las palabras inglesas “productor” y “consumer” (productor y consumidor, respectivamente) y da nombre al nuevo perfil de consumidor al cual las marcas deberán entender y cuidar para cumplir con sus objetivos, cubriendo las necesidades y expectativas de las nuevas generaciones que valoran lo experimental por encima de lo material.

Con el nacimiento de los millennials en la década de los 90 y principios del 2000, las marcas se han visto obligadas a modificar sus estrategias basadas en la venta de un producto material y en una comunicación unidireccional hacia la generación de experiencias donde el consumidor debe ser el eje central de la acción. Gracias a ello, las marcas han podido interactuar de forma directa con su core target y obtener feedbacks casi inmediatos y de mayor valor utilizando la comunicación bidireccional, potenciando así el vínculo con sus consumidores y conociendo de primera mano qué es lo que necesitan, qué valoran de una marca o producto, y cómo pueden aportarles valor en su día a día.

Los prosumers  actuales, se caracterizan por ser nativos digitales o personas adaptadas a las herramientas tecnológicas,  y tienen a su alcance todo tipo de información a la hora de consumir cualquier marca o producto.  Además de tener un ADN mucho más explorador que las anteriores generaciones, son expertos  en el análisis de información y tienen acceso a todas las características de los distintos productos que se comercializan en el mercado.  Aunque el concepto prosumer es moderno, el comportamiento como tal, existe desde hace muchos años.

Una de las  máximas expresiones de prosumidor parte de los cuentos. De pequeños nos los contaban y de mayores los  compramos, y es un  producto que está en todas las casas en las que haya un niño, y los volvemos a contar adaptándolos y personalizándolos.

Pero si me paro a pensar, seguramente una de las máximas expresiones del concepto prosumer, ocurre en una noche muy mágica, la noche de S.S.M.M. Los Reyes Magos de Oriente; sin duda cumple la perfecta fusión del concepto consumir+producir, con un altísimo contenido emocional y de Amor.

Así que las mayores experiencias son hitos, es decir, “hechos únicos emocionales y memorables” y tienen que ver siempre con momentos cargados de miedo o Amor.

Este factor brinda una oportunidad única a todas las marcas para crear potentes historias a través de contenido de valor que conecte directamente con los prosumers para aumentar y fortalecer así el engagement tanto con ellos como con su círculo de influencia. Por todo ello, la “guerra” entre las marcas para captar a nuevos consumidores, o fidelizar a los ya existentes está derivando cada vez más en la generación de experiencias diferenciadas donde el principal objetivo es que el consumidor pueda experimentar nuevas sensaciones y se sienta el epicentro del momento o, lo que es lo mismo, se sienta importante para la marca.

De esta forma, además de diferenciarse de la competencia se podrá reducir la “infidelidad” del consumidor con otros productos y/o servicios y potenciar la satisfacción y confianza del prosumer hacia nuestra marca. Pero para conseguirlo de verdad, estas experiencias deberán ser coherentes con los principios y valores de la marca, alineadas con el estilo de vida, la imagen y el tono de voz de ésta y, en definitiva, el de nuestro público objetivo, y si NO les traicionamos, además de clientes y consumidores, tendremos algo más valioso, Fans y Brand Lovers.

El efecto WOW

Desde creativialab trabajamos a diario e intensamente para ofrecer experiencias a todos los prosumers de nuestros clientes, con el objetivo de que disfruten, rían, se sorprendan y vivan una experiencia diferenciada junto con la marca y que genere un fuerte vínculo y un grato recuerdo tanto a corto como a largo plazo.

Hasta la fecha les hemos dado a los más pequeños la oportunidad de ser médicos de sus papás, a los adultos de ser pacientes de sus mini-doctores, o ser jugadores de vóley playa, conocer a un ídolo como Rafa Nadal o lanzar a canasta en la pista de un estadio icónico del baloncesto español como es el Palau Olímpic de Badalona.

Nunca nos cansaremos de ver disfrutar tanto a consumidores como a clientes. Seguiremos trabajando, creando y construyendo junto a nuestros clientes para hacer que las personas sientan ese ¡WOW!, esa sensación única que llena de emoción a cualquier persona a través de acciones que pongan en valor tanto a la marca como al producto, y den la oportunidad de vivir una experiencia única.

Por todo ello, desde creativialab nos declaramos oficialmente fans y adictos al ¡WOW!

Marc Serra y Raúl Ciprés