Creativialab | Stories hasta en la sopa: Consecuencias de una guerra entre titanes
Somos un grupo de personas, cada una especializada en un área diferente, pero con una visión global común. Simplemente logramos imaginar con contenido.
Creativialab, marketing, Barcelona, valores, creatividad
1704
post-template-default,single,single-post,postid-1704,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Stories hasta en la sopa: Consecuencias de una guerra entre titanes

Primero fue Instagram, después Facebook y ahora Whatsapp. Todas las apps propiedad de Mark Zuckerberg han ido cayendo en la tentación de las Stories. Pero la primera compañía en desarrollar esta funcionalidad no fue ninguna de las que vive bajo el paraguas de Facebook, sino un ‘joven’ competidor llamado Snapchat.

De hecho, cuando Instagram empezó a utilizar las ‘stories’ hubo un gran revuelo en redes sociales debido a la increíble semejanza con las ‘stories’ de Snapchat. Pero el debate duró poco, ya que no salió nadie de Facebook a desmentirlo, ni tampoco nadie de Snapchat a criticarlo. Era una copia y nadie se escondía o se avergonzaba de ello. Pero para ser justos, debemos mencionar que la primera intención de Facebook Inc. nunca fue la de copiar a Snapchat, sino comprarlo. Y no solo ellos, Google también ofreció una gran cantidad de dinero (3.000 millones de dólares) a Evan Spiegel, fundador de Snap Inc., para hacerse con su compañía.

Marck Zuckerberg y Evan Spiegel, dos CEO’s enfrentados.

Los dos gigantes tecnológicos vieron en ese nuevo modo de construir narrativas una apuesta de futuro. Por raro que pudiera parecer al principio, los usuarios quedaron encantados con la idea de poner caducidad a sus publicaciones. Snapchat se llenaba de videos ultra-breves (máximo de 10 segundos de duración) de gente que simplemente contaba su día a sus amigos. Esto combinado con la posibilidad de dibujar sobre las fotos y videos, dio un toque gracioso a los contenidos de la aplicación, lo que provocó que el número de descargas subiera como la espuma. Habían inventado una nueva forma narrativa que gustaba a los millenials y en estos tiempos, esto equivale a descubrir un pozo de petróleo en los 80.

Zuckerberg insistió más que Google a la hora de comprar. Lanzó dos ofertas, las más grandes de su historia, solo superadas por los 19.000 millones de dólares que pagó para hacerse con Whatsapp. Pero ni eso fue suficiente. Spiegel seguía diciendo ‘no’ y, finalmente, Facebook se retiró de la puja.

Pero no es tan fácil decirle ‘no’ al CEO de una de las mayores compañías del mundo. Transcurridos unos meses del rechazo a su oferta, Instagram presentaba su nueva funcionalidad, como hemos dicho, calcada a la que había inventado Snapchat. Y la cosa no quedó ahí. Facebook Inc. no quería solo copiar el modelo y ponerse a competir de tú a tú; su objetivo era quitarle a Evan Spiegel el que fuera su factor diferencial. Así que Zuckerberg empezó a incluir ‘stories’ en todas sus aplicaciones, convirtiendo así esta funcionalidad en solo un añadido más, como puede ser una foto de perfil o un hashtag (también copiado de Twitter y aplicado a Facebook e Instagram).

De momento parece que a Zuckerberg le ha salido bien la jugada. O al menos eso parece si nos fijamos en el aumento de usuarios de los últimos dos años para las aplicaciones en cuestión.

Fuente: Business Insider

Fuente: Business Insider

Pero desde Snapchat no han parado de trabajar y no precisamente con ideas recalentadas, sino innovando con nuevos productos y formas de compartir contenido. Por ejemplo, las nuevas Spectacles. Así que, a pesar de que la batalla de las ‘stories’ la haya ganado Zuckerberg, yo no descartaría que Spiegel acabara sacándose un as de la manga para ganar esta guerra.